¡Disfrútate y quiérete en la autenticidad contigo misma!

¡Disfrútate y quiérete en la autenticidad contigo misma!

¿Cuántas veces en tu vida quisiste vivir en autenticidad contigo misma y no lo hiciste?

¿Te pasó que empezaste una idea o proyecto con todas las pilas, creyendo que estabas en autenticidad contigo misma, pero al cabo de un tiempo te sentiste bloqueada, que ya las ideas no fluyen como al principio, que la mente está en blanco?

A mí sí, y precisamente en este momento, con mi idea de llegar a las personas a través de mis reflexiones sobre la vida, las emociones, las terapias holísticas como recurso o herramienta de sanación, los sentimientos, el significado de las palabras, las lecturas de los libros que me resultaron interesantes, los beneficios que proporcionan los elementos que nos provee la Madre Naturaleza, la alimentación, la salud, etc, etc, etc.

porque me pasa lo que me pasa en la vida1
¿Cuántas veces en tu vida quisiste vivir en autenticidad contigo misma y no lo hiciste?

Por eso, hoy decidí descubrir qué me viene a enseñar este momento donde me siento bloqueada o incierta, con más dudas que certezas, con inquietudes y preguntándome:

¿A quién le interesa lo que escribo? ¿Cómo hacer para acercarme y llegar a las personas que están necesitando una palabra de aliento, de consuelo, de optimismo, de alegría, de acompañamiento?

Empezando por el principio, me di cuenta de que tengo la cabeza en otras cosas que me ocupan más tiempo, que me distraen y desconcentran, que me bloquean o me saturan al punto de necesitar tomarme el tiempo para despejarme, para dormir y descansar, para respetar el tener la mente en blanco y no exigirle más de lo que hoy me puede dar, de no sobrecargarme por cumplir con las expectativas de los demás.

¡Disfrútate y quiérete en la autenticidad contigo misma!
¡Disfrútate y quiérete en la autenticidad contigo misma!

Permitirme sentir y decir que “hoy no puedo”, que “hoy no me sale”, que “hoy no tengo ganas” sin que me importe el “qué dirán los demás” ni lo que esperan de mí.

¿Cuántas veces a lo largo de toda tu vida quisiste estar en autenticidad contigo misma y no lo hiciste por el motivo que fuera?

Yo… ¡miles de veces!

¿Y cómo te sentiste después de eso?

Yo… ¡horrible!, enojada conmigo misma, arrepentida, culpable, furiosa, triste, infeliz, por no priorizarme, por no respetarme, por no quererme, por no cuidarme.

Hoy, estoy intentando ser diferente para mí, escucharme, sentir qué me pasa, qué quiero, qué necesito, qué deseo, sin perjudicar a nadie con mis elecciones y decisiones.

Y nada de esto tiene que ver con ser egoísta ni con el amor propio, sino con ser “Yo misma”, conectar con mi esencia, con lo más profundo de mi SER, con lo que realmente SOY

Y me cuesta tanto mostrar por todas esas creencias, juicios o prejuicios que nos limitan, nos alejan del disfrute, de la ridiculez, de la risa, de la espontaneidad, de la inocencia, del juego y de la libertad de ser.

Cada vez que me permito ser yo misma, vuelvo a mis primeros años de vida, a mis primeros recuerdos, donde era feliz jugando a ser maestra u oficinista en mi habitación junto a mis muñecas o entre latas de batata o membrillo! (Sí! Las de 5 kg.)

¡Qué placer siento al estar rodeada de papeles, carpetas, organizadores, fibras y lapiceras de colores!

Quizás te parezca una locura porque te gustan e interesan otras cosas, pero los que me conocen bien y en la intimidad de mi hogar saben que no estoy mintiendo.

MI LUGAR, el que comparto con ellos, entre charlas y mateadas, está plagado de artículos de librería y conocimientos, ya que otro de mis placeres es aprender de todo.

Mi curiosidad me llevó por caminos impensados, los cuales me llenaron de grandes y maravillosas experiencias y recuerdos inolvidables.

Cada tanto, me doy estos permitidos. Me dejo llevar por esa “niña” llena de vida, inquieta, curiosa, risueña, audaz, intrépida, alegre, sin reparos y con una gran imaginación, aunque a veces, más en sueños que en la realidad, pero eso ¿quién lo sabe?

¿Y vos? ¿Vives en autenticidad contigo misma? ¿Te das tus permitidos? ¿Te dejas llevar por tus deseos y tu imaginación? ¿Te conectas con tu ser libre y feliz? ¿Te mimas, te apapachas?

Desde mi más sincero sentir, te invito o aconsejo, si me lo permitís, a que:

¡No pierdas la oportunidad de hacerlo! No es necesario que los demás lo sepan o vean.

¡Disfrútate, quiérete, cuídate, mímate!

Pues pienso y siento que: “Cuánto más damos, más recibimos y si aprendemos a hacerlo en autenticidad con nosotras mismas, y tú en autenticidad contigo misma, aún mejor y de más calidad es lo que podemos brindar a los demás”

¿Hablamos?

Miryam Vittori

+54 9 11 3825-8617

Telegram

@MiryamVittori

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest

Share This